28 feb. 2012

El humor de Lalo Maradona


Llamarse Maradona es una carga y obliga a cualquiera que porte ese apellido tenga un destacado dominio de la pelota.

Si además de apellidarte Maradona, sos el hermano de Diego Maradona, la presión y la obligación de destacarte es mucho mayor.

Raúl Alfredo Lalo Maradona es uno de los hermanos más chicos de Diego. Al igual que el astro, nació en Lanús y se crió en la pobreza en Villa Fiorito. Otra coincidencia, no menor, es que también era zurdo y jugaba de enganche. Fue así que ni bien apareció en escena, los flashes y los medios anunciaban un futuro promisorio con tamaño antecesor. Más de uno lo ha catalogado como el sucesor del 10. Sin embargo, el destino le tenía preparado otro futuro.

Antes de haber hecho su estreno en la Primera División, Lalo hizo su aparición en el seleccionado argentino sub 18 frente a Brasil, bajo la atenta mirada de los observadores que esperaban mucho de él. Pese a tanta ilusión, el encuentro fue un aburrido 0-0 para el olvido.

Después de haberse calzado la Albiceleste por primera y única vez en su vida, Maradona debutó en Boca frente a Estudiantes de la Plata en otro 0-0 en La Bombonera. Luego jugó dos encuentros más en El Xeneize e hizo las valijas. Pero, un dato no menor es que ahí pudo jugar un encuentro de Copa Libertadores, una deuda pendiente para Pelusa. Fue ante River Plate con un equipo alternativo, ya que las chances de pasar la Primera Ronda eran nulas.

Tras haber jugado en Boca tres encuentros oficiales, Maradona se marchó a probar suerte en España, como su hermano, pero a diferencia del Sevilla, el destino lo depositó en el Granada, donde volvió a decepcionar. Sin nada que hacer en el Viejo Continente, regresó a su país para jugar en Defensa y Justicia, equipo del ascenso que nunca estuvo en la élite de las categorías. Luego de su experiencia en el Halcón de Varela, Lalo viajó a la tierra del Sol Naciente para ponerse la camiseta del Avispa Fukuoka de Japón, pero tampoco tendría la suerte de su lado. Después defendería los colores del Toronto Italia de Canadá.

En 1998 desembarcó en Perú para jugar en el Deportivo Municipal, donde fue ovacionado por todo el estadio al ritmo de 'Maradó, Maradó' cuando marcó un gol ante Platense de Argentina en un encuentro amistoso. Después de ese encuentro, las actuaciones del Maradona chico fueron de mal en peor y fue despedido del fútbol incaico como el estafador del fútbol. Incluso, el dirigente del franjeado Luis Saettone señalaba “el equipo juega prácticamente con 10 hombres, porque Maradona no aporta nada”. También probó suerte en Laferrere de su país y en Deportivo Italia, donde colgó los botines de manera definitiva.

Una vez finalizada su corta trayectoria como futbolista, Lalo se mantuvo en el anonimato hasta aparecer en la casa del reality Gran Hermano VIP en el 2005.

Sí, el hermano menor de Maradona aparecía en la pantalla más grande en calidad de famoso junto con la nieta del tenor Plácido Domingo. Allí tampoco tuvo suerte y su presencia en la célebre casa se difundió en los medios argentinos por el duro momento que atravesaba el ex futbolista. Maradona estaba deprimido porque extrañaba a su esposa y sus hijos, y hasta se expeculaba con la aparición de Diego para levantarle el ánimo, pero nunca sucedió. Y eso que ni siquiera había llegado la gala de nominación.

En el 2008 volvió a las canchas, pero con el buzo de entrenador. Se puso al frente del Alvarado de Mar del Plata de manera interina con Horacio Yonadis en la dupla técnica. Tras su minúsculo paso por el banco de suplentes en el cuadro marplatense, se dedicó a trabajar en las escuelitas de fútbol para chicos.

Lalo Maradona reapareció como protagonista de la campaña publicitaria del juego "El Gran DT" en donde busca revancha en el fútbol.

Mas allá de las imágenes graciosas que Lalo protagoniza la banda de sonido basada en la memorable canción de Rodrigo “La mano de Dios”, que fue cambiada para graficar mejor la vida de Lalo: “A poco que debutó, el Laló el Laló, la 12 fue quien coreó, “Vendanló, vendanló” es muy jazzlosophy!.

No hay comentarios: