16 ago. 2012

¿Cómo funciona la bolsa de valores?


Una vez llegó al pueblo un señor, bien vestido... se instaló en el único hotel que había y puso un aviso en el periódico local: Decía que está dispuesto a comprar por $10 dólares cada mono que le trajeran.

Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos.

El hombre compró sin chistar a $10 dólares cada uno, los cientos de monos que le trajeron.

Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés.

Entonces el hombre ofreció $20 dólares por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque.

Nuevamente, fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a $35 y los campesinos volvieron al bosque, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.

Llegado a este punto, el hombre ofreció doblar la oferta a $70 por cada mono, pero, como tenía negocios que atender, dejaría a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.

Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles:

"Fíjense, la jaula esta llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección.

Yo les ofrezco venderles los monos por $50, y cuando el regrese de la ciudad, se los venden por $80 o $90 cada uno, ya que son muy difíciles de cazar, y son ustedes los que ahora ponen el precio".

Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del 'jefe'.

Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.

Ahora si que tienen ustedes una noción bien clara de cómo funciona el mercado de valores y la bolsa.

De todos modos como soy un defensor de la bolsa de valores y el libre mercado me gustaría aclarar ciertos puntos:

La demanda va en función de quién posee los títulos.

El valor de los títulos puede subir o bajar sin que sepamos cómo ni cuándo exactamente ocurrirá.

Comprar o vender así como ganar o perder tiene que ver con qué tanto sabes del funcionamiento del sistema.

La paciencia hace a los ganadores, mientras la avaricia revela a los perdedores.

Muchos inversionistas, y especialmente los novatos, se quedan con la misma sensación de los pobladores de la historia.

No hay comentarios: