15 oct. 2012

Top 5 de la literartura china


Luego del premio Nobel otorgado a Mo Yan, es el momento para introducirse de lleno en la liteartura china y ver que podemos leer.

Aquí cinco libros muy recomendados por varios críticos literarios.

La novena viuda, de Geling Yan
Ocho adolescentes se convierten en viudas heroicas tras liberar a ocho guerrilleros laoba de una muerte segura a manos de los japoneses. La novena viuda, Wang Putao, no recibirá los mismos honores que ellas. Huérfana desde muy niña, pasa a formar parte de la familia de Sun Huaiqing, un próspero comerciante, pero todo cambia tras el triunfo de la revolución comunista comandada por Mao Zedong. De la mano de esta joven impulsiva y tenaz, Geling Yan retrata la compleja historia reciente de China. Las colectivizaciones agrarias, las purgas de la Revolución Cultural, las luchas internas de los dirigentes políticos, las disidencias y las represiones que cambiaron la Historia se alternan con las batallas cotidianas y las intermitencias del amor en la apasionante vida de Wang Putao.

Mariposas para los muertos, de Diane Wei Liang
Es un juego peligroso el de investigar la verdad en una sociedad que aún está poniendo al día los secretos de su pasado. En lo más remoto de China, un activista político encarcelado tras la masacre de Tiananmen es puesto en libertad y se dirige a la capital del país, donde espera enfrentarse con sus propios demonios. La detective Mei Wang, entretanto, acepta investigar la desaparición de una deslumbrante y joven estrella llamada Kaili. Desde el glamour y la riqueza del Pekín moderno, llegará hasta los viejos callejones ,o hutongs, que aún existen en los límites de la ciudad. Allí, Mei no sólo busca a Kaili, sino que también va tras la pista de una delicada «mariposa de papel» que ha descubierto en el apartamento de la muchacha. Poco a poco se dará cuenta de que la verdad no siempre nos hace libres...

Pekín en coma, de Ma Jian
Dai Wei está en coma desde hace una década. Dai Wei, estudiante chino de medicina, recibió un balazo en la cabeza cuando se manifestaba en la plaza Tiananmen en junio de 1989. Tan pronto como las autoridades del hospital averiguaron que era un activista contra el régimen comunista, obligaron a su madre a llevárselo a casa. Y allí se encuentra desde entonces, atrapado en su propio cuerpo, pero capaz de entender lo que sucede a su alrededor. Y de recordar; la memoria es lo que le salvará del destierro espiritual. Dai Wei rememora la historia de su padre -un violinista que sufrió las atrocidades cometidas en los campos de trabajo-, retrata a las tres mujeres que amó y recuerda los libros que despertaron su pasión por la literatura. Entre tales fragmentos de su vida se mueve hasta el día en que, a modo de señal propia del mismísimo Hamlet, un gorrión aparece en la ventana de su habitación y se posa en su pecho, anunciando la llegada de un cambio.

El sorgo rojo, de Ya Ding
Se trata de una novela excepcional, una combinación perfecta de reflexión histórica, epopeya personal, drama, lirismo, testimonio y calidad literaria. A través de la mirada de un niño, el autor nos desvela la fuerza y el alcance de una de las épocas más convulsas de la historia de China más reciente, la Revolución Cultural. Ding combina crudas descripciones de la penosa situación de los campesinos con referencias históricas, apuntes de las creencias religiosas de los más humildes y con elementos de su propia biografía.

El libro de un hombre solo, de Gao Xingjian
El es un hombre solo. Sin ideales, sin mujer, sin hijos. Está vivo y al fin es libre. Él mantiene silenciosas conversaciones consigo mismo en habitaciones de hotel de distintas ciudades, acompañado siempre de hermosas mujeres con las que apenas tiene relación más allá de breves encuentros eróticos. Él es ahora un reconocido artista chino exiliado que evoca, con una sensibilidad que no hace concesiones al melodrama, los años en los que inició una batalla perdida contra el adoctrinamiento y la masificación. En el personal ajuste de cuentas que mantiene con los recuerdos de su juventud, él hace un retrato, a un tiempo hermoso y terrible, del proceso que convirtió a su país en un territorio de espías y traidores, de temerosos y arribistas, de siniestros solitarios. Gao Xingjian fue testigo y víctima de la Revolución Cultural China. Su obra fue objeto de censura por parte del gobierno chino a mediados de la década de los ochenta y hubo de emigrar a Francia. En el año 2000 recibió el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndose en el primer escritor chino en conseguirlo.

No hay comentarios: