19 nov. 2012

La ciencia y el arte de escuchar


En el diario New York Times salió un muy interesante artículo de Seth Horowitz que es un neurocientífico de la Universidad de Brown y autor del libro "El sentido universal:. Cómo escuchar formas de mente". Lo transcribo en su totalidad.

Aquí hay una pregunta con trampa. ¿Qué escucha ahora mismo?
Si su casa es como la mía, se oye el zumbido de una impresora, el palpitante tráfico de la autopista cercana y el ruido de plástico seguido por el impacto sordo de aterrizaje de patas en linóleo - lo que significa que el gato ha vuelto a tratando de abrir el envase encima de la heladera y sólo logró tirarlo al suelo de la cocina.

La cuestión es que al pedirle que me diga lo que está escuchando usted tome el control de la experiencia sensorial - de escuchar todo en lugar de oír lo justo. La diferencia entre el sentido del oído y de la habilidad de escuchar es la atención.

La audición es un sentido muy subestimado. Tendemos a pensar en el mundo como un lugar que vemos, interactuando con cosas y personas basados en su apariencia. Los estudios han demostrado que el pensamiento consciente tiene lugar a aproximadamente la misma velocidad que el reconocimiento visual, que requiere una fracción significativa de un evento por segundo. Pero la audición es un sentido cuantitativo rápido. Aunque puede tomar un segundo para notar algo por el rabillo del ojo, gire la cabeza hacia ella, reconocer y responder a la misma, la misma reacción a un sonido nuevo o repentino ocurre por lo menos 10 veces más rápido.

Esto se debe a que el oído se ha desarrollado como nuestro sistema de alarma - que opera fuera de la línea de visión y funciona incluso mientras se está dormido. Debido a que no hay lugar en el universo que sea totalmente silencioso, el sistema auditivo ha desarrollado un complejo y automático "control de volumen", ajustado por el desarrollo y la experiencia, para mantener a la mayoría de los sonidos de su radar cognitivo, a menos que pueda ser de utilidad como una señal de que algo peligroso o maravilloso qué está en algún lugar que el oído puede detectar.

La atención no es un proceso cerebral monolítico. Hay diferentes tipos de atención, y utilizan diferentes partes del cerebro. El ruido repentino fuerte que te hace saltar activa el tipo más simple: el sobresalto. Una cadena de cinco neuronas de las orejas a su columna vertebral tiene que el ruido y la convierte en una respuesta defensiva en una décima parte de un segundo elevando el ritmo cardíaco, encorvando los hombros y haciendo que mires alrededor para ver si lo que has oído lo va a atacar. Esta simple forma de atención no requiere casi nada de cerebro y se ha observado en todos los vertebrados estudiados.

Atención más compleja se activa cuando escuche que lo llaman por su nombre desde el otro lado de una habitación o escuchar un reclamo inesperado desde el interior de una estación de subte. Este estímulo dirigido la atención es controlada por las vías a través de las regiones temporo-parietal y la corteza frontal inferior, sobre todo en el hemisferio derecho - las áreas que procesan la entrada bruta, sensoriales, pero no se preocupan por lo que se debe hacer de ese sonido. (Los neurocientíficos llaman a esto un "bottom-up" de respuesta.)

Pero cuando realmente presta atención a algo que está escuchando, sea su canción preferida o el gato maullando, las señales se transmiten a través de una vía dorsal en su cortex, la parte del cerebro que hace más cálculo, que le permite activamente concentrarse en lo que están escuchando.

En este caso, el cerebro funciona como un sistema de supresión de ruido de auriculares, con las vías ascendentes que actúan como un interruptor para cortar si hay algo más urgente - por ejemplo, un motor de avión cayendo cerca suyo- llama la atención y lo pone en alerta.

Oir, en definitiva es fácil. Usted y todos los otros vertebrados que no haya sufrido algún accidente genético, de desarrollo o medio ambiente han estado haciéndolo durante cientos de millones de años.

Es su línea de vida, su sistema de alarma, su manera de escapar del peligro y transmitir sus genes. Pero escuchar, realmente escuchar, es difícil cuando las distracciones potenciales están saltando en los oídos cada cincuenta milésimas de segundo - y las vías en el cerebro están a la espera de interrumpir su foco para advertirle de los peligros potenciales.

Escuchar es una habilidad que estamos en peligro de perder en un mundo de distracción digital y la sobrecarga de información.

Por suerte, podemos entrenar nuestra capacidad de escuchar al igual que cualquier otra habilidad. Por ejemplo:

Escuche música nueva al salir a correr en vez de las canciones habituales y familiares.

Escuche los gemidos de su perro y su ladrido tratando de decirle que algo no está bien.

Escuche la voz de su pareja de voz - no sólo las palabras que después de unos años suele repetir, pero los sonidos por debajo de ellos, las emociones que llevan en los armónicos. Se puede llegar a evitar un par de peleas.

"Uno nunca escucha" no es sólo la denuncia de una relación problemática, también se ha convertido en una epidemia en un mundo que es el intercambio a alta velocidad de información para el momento.

La riqueza de la vida no consiste en la sonoridad y el ritmo, pero sí en los timbres y las variaciones que se pueden discernir si simplemente prestamos atención.

No hay comentarios: