18 abr. 2011

Mas allá de la ciencia. ¿Es ético?


El 5 de agosto de 1993 José Paul Jernigan fue ejecutado mediante la inyección letal. Había sido encontrado culpable de apuñalar y dispararle a Edward Halo de 75 años cuando éste lo descubrió robándole el horno a microonda.

Jerningan pasó 12 años en prisión y varios pedidos de clemencia fueron negados. Jerningan había pedido que su cadáver fuera donado a la ciencia; y la Universidad de Colorado se hizo cargo luego de la ejecución para el proyecto “Humano Visible”.

El proyecto “Humano visible” terminó siendo una espectacular animación del interior del cuerpo humano cortado cada milímetro en forma axial.

Se congeló el cuerpo con una mezcla de gelatina y agua y se le practicaron 1871 cortes. Uno cada milímetro.

Los realizadores Croix Gagnon y Frank Schott además han reproducido esta animación en un entorno oscuro fotografiando la pantalla y moviendo la cámara a gran exposición obteniendo un resultado fantasmagórico.

Las fotografías se vendieron a U$S 700 dólares en beneficio de Amnistía Internacional.

El punto es que la Universidad de Viena exigió que las imágenes se retirén y se deseche el video considerando que la profesión médica no debe estar asociada a las ejecuciones, y que seguramente el donante no estaría de acuerdo con todo lo que se le practicó.

El debate sigue. Aquí les dejo el video y las célebres fotos.


Source Data for Photography/12:31 from Croix Gagnon on Vimeo.







No hay comentarios: