4 ene. 2012

Marketing y colores

El marketing esta obligado a buscar nuevas formas de seducción. O sea captar nuevos clientes.

La persuasión es el primer paso para luego obtener vínculos a largo plazo. Fidelización.

Por eso las marcas invierten tanto dinero en marketing. Es el aire que respiran y las mayorías de las empresas deberían pensar así sin importar su tamaño.

Todo esto sumado en una cultura que es totalmente audiovisual nos lleva a darle mucha importancia a los colores y al estudio de las reacciones del consumidos frente a ellos.

La empresa Kissmetrics ha realizado un interesante estudio acerca del peso del coilor en la decisión de compra.

  • Un 85% de los usuarios tiene en cuenta el color del producto como filtro primario en su decisión de compra.
  •  
  • En un 80% incide 'el color' en el reconocimiento de la marca por parte de los consumidores. 
COLORES Y EMOCIONES
AMARILLO es un color joven que invita al optimismo, de igual forma que al elegir nuestra imagen de marca, utilizar tonos  amarillos es ideal para captar la atención del cliente.
ROJO desata  emoción, pasión y atención. En el subconsciente colectivo el rojo significa atención, las marcas que buscan impactar con una campaña de marketing o publicidad rápida, concursos, sorteos, descuentos, etc. Se debe incluir el rojo en las estrategias.
AZUL transmite confianza aunque es difícil afirmar si el azul es el color de la seguridad por su frecuente presencia en los logos corporativos o si por algún extraño vericueto del subconsciente.
NEGRO se asocia al lujo. Las marcas que se han especializado en el segmento de artículos de lujo saben que el negro es el color más atrayente, la evocación de la exclusividad de las tarjetas de crédito concedidas de forma selecta, cuyos plásticos siempre son negros, podría ser una de las razones para ello.
ROSA la mejor opción para captar al público femenino, adolescente e infantil.

Como vemos la elección correcta del color va de acuerdo al público objetivo al que se dirigirá el negocio.
Si bien el color no es el único factor que influye en la decisión final de compra, si es una realidad que las emociones están íntimamente relacionadas con la personalidad del consumidor y el estado de ánimo con que enfrente a las marcas.

No hay comentarios: