23 nov. 2010

La codicia es buena

"Wall Street", la película de Oliver Stone, es una de mis favoritas desde el mismo momento en que se estrenó.


La soberbia actuación de Michael Douglas encarnando a Gordon Gekko le valió un Oscar.

Si hay algo que me encanta ver una y otra vez de esta película, es el famoso discurso de Gordon Gekko a los accionistas de papelera Tendlar, donde declama "La codicia es buena" y que marcó a mas de una generación de operadores de bolsa e inversionistas de todo el mundo.

Este discurso generó muchísimas polémicas acerca de si Gekko expresaba lo que casi todos desean pero es políticamente incorrecto aceptar. Aun hoy, 25 años después, sigue despertando admiración y rechazo; adherentes y detractores. Para mi es simplemente brillante y expresa perfectamente los años ochenta.

Aqui se los dejo.


"Bien, aprecio la oportunidad que me brinda el Sr. Cromwell, como el principal accionista de papelera Teldar, para hablar.

Damas y caballeros, no estoy aquí para hablar de fantasías, estoy para hablar de realidad política y económica.

América se ha convertido en una potencia de segunda categoría. Su déficit comercial y su déficit fiscal tienen proporciones de pesadilla. En los días del mercado libre, cuando nuestro país era una potencia industrial superior, había responsabilidad del accionista. Los Carnegies, los Mellons, los hombres que construyeron ese gran imperio industrial, invertían y cuidaban porque era su dinero el que estaba en juego. ¡Hoy, la gerencia no invierte en la compañía! Todos juntos, estos hombres que se sientan allí (la gerencia de Teldar) poseen menos del 3 por ciento de la compañía. ¿Y dónde pone el Sr. Cromwell su sueldo de un millón de dólares? No en acciones de Teldar; él posee menos del uno por ciento. Ustedes (el público) son los dueños de la compañía. Ustedes son los accionistas y están por encima de ellos; por encima de estos burócratas, con sus almuerzos costosos, sus viajes de caza y de pesca, sus jets corporativos y sus paracaídas de oro.

Papelera Teldar tiene 33 vice presidentes con sueldos de 200 mil dólares por año. Ahora, he pasado los últimos dos meses analizando que hacen todos estos individuos, y todavía no lo se!. Lo que sí se es que nuestra compañía perdió 110 millones de dólares el año pasado, y apuesto a que la mitad se perdió en todo el papeleo que se envían entre sí todos estos vice presidentes.

La nueva ley de la evolución en la América corporativa parece ser la de la supervivencia del más inútil. Bien, en mi libro, o se es eficiente o se es eliminado.

En las últimas siete operaciones en las cuales participé involucré a 2.5 millones de accionistas que han logrado un beneficio antes de impuestos de 12 mil millones dólares. (aplausos) Gracias.

No soy un destructor de compañías. ¡Soy un liberador de ellas!

El punto es, damas y caballeros, que la codicia, a falta de una palabra mejor, es buena. La codicia funciona. La codicia es necesaria. La codicia clarifica y capta la esencia del espíritu de la evolución. La codicia en todas sus formas: la codicia de vivir, de saber, de amar, de dinero; es lo que ha marcado la vida de la humanidad…

La codicia no sólo salvará a papelera Teldar, sino a esa otra gran corporación enferma llamada Estados Unidos de Norteamérica.

Muchas gracias."

No hay comentarios: