19 may. 2012

Vargas Llosa y su visión de la Argentina peronista


El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa señaló a Cristina Fernández de Kirchner como «el ejemplo flagrante de la vocación autodestructiva de la Argentina».

El escritor calificó el caso argentino como «realmente trágico», ya que hasta hace apenas medio siglo era una de las primeras naciones del mundo, «el primer país en acabar con el analfabetismo» y ahora se ve preso del peronismo, «un flagelo que se imponen a sí mismos los argentinos».

La situación de la Argentina «es un episodio dentro de muchísimos otros, parte de políticas puramente demagógicas, puramente presentistas que están perjudicando de una manera trágica a la propia sociedad argentina», afirmó, para matizar en que este país «es una excepción, porque el grueso de América Latina está hoy mejor que lo que ha estado nunca en su historia».

Ahondando en su idea de la decadencia argentina y tras haber elogiado la obra de Jorge Luis Borges —«en su escritura encontramos tantas ideas como palabras»— enumeró las ventajas comparativas de un país «casi despoblado, con 40 millones de personas en un territorio gigante, con todos los recursos del mundo y que hasta mediados del siglo XX fue inmensamente próspero; un país de clase media, con una cultura muy elaborada, con grandes escritores, magníficas editoriales, colegios y universidades modélicos; pero que a partir de ese momento comienza a subdesarrollarse sin que haya ningún factor externo que conspire contra su desarrollo y prosperidad».

«Ese flagelo se lo imponen los propios argentinos y se llama peronismo. No es el único caso en la historia, desde luego: los alemanes con Hitler cayeron en una cosa parecida y por lo menos han salido de eso. La tragedia de Argentina es que nunca han salido de un peronismo que se convirtió en una especie de mancha y ahora lo es todo: la extrema derecha, la derecha, el centro, la izquierda y la centro izquierda, es la democracia y es el terrorismo, es la demagogia y es la sensatez. Todo eso es el peronismo y las elecciones en Argentina son una especie de broma en la que facciones peronistas se atacan unas a otras en nombre del peronismo», afirmó.

No hay comentarios: