4 mar. 2013

La industria discrográfica creció después de 13 años


Por primera vez desde 1999, la industria de la música grabada creció un 0,3 % el año pasado en todo el mundo, pese a la crisis y a la piratería digital, indicó ayer la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI, por sus siglas en inglés).

En la presentación de su informe anual en Londres, la consejera delegada de la IFPI, Frances Moore, dijo que los ingresos alcanzaron U$S 16.500 millones el año pasado y la industria musical "se dirige ahora hacia la recuperación", impulsada por el auge digital.

Los pronósticos para el año en curso son positivos, insistieron. Todas las expectativas están puestas en los nuevos servicios digitales surgidos en los últimos años, como iTunes, Spotify y Deezer, que, si en 2011 estaban presentes en sólo 20 países, hoy se encuentran en un centenar, entre ellos mercados emergentes como Brasil, India y Rusia.

Los formatos digitales reportaron en 2012 ingresos en todo el mundo de U$S 5600 millones de dólares, un 9% más del consumo digital de 2011.

En el plano mundial, los ingresos totales de las compañías de discos por consumo digital en modalidades como descargas, suscripciones, música y videos en streaming o servicios gratuitos financiados por publicidad representan ya el 34% del total de su facturación.

Según la citada Moore, este auge de lo digital ha permitido que 9 de cada 20 de los principales mercados del mundo presenten hoy un balance positivo frente a los datos de 2011: Canadá, Australia, Brasil, México, India, Japón, Noruega, Suecia y EE.UU. Además, en la India, Noruega, Suecia y EE.UU. el consumo digital de música supera ya el de los soportes físicos.

"Es difícil recordar un año en la industria de la música grabada que haya comenzado con tan buen pie", admitió Moore, para remarcar cómo la industria musical ha sabido adaptarse a Internet y ha aprendido a adecuarse a lo que demanda el usuario.

También son prometedores los datos sobre las prácticas de piratería, uno de los temas más preocupantes de los últimos años en el mundo de la música digital, un apartado en el que la IFPI ha destacado la expansión de proveedores digitales en los cinco continentes.

En general, la IFPI consideró que el negocio de la música digital se está globalizando con rapidez, gracias a la proliferación de los smartphones, las tabletas y los nuevos servicios musicales con licencia.

Si a principios de 2011 el consumo de música legal por Internet era posible en 23 países, dos años después esos servicios se encuentran ya en más de un centenar de países, con más de 500 servicios legales de música por todo el mundo que ofrecen a los usuarios acceso a unos 30 millones de canciones.

Además, el informe señala que las descargas legales subieron un 12% en todo el mundo en 2012 hasta los 4300 millones de canciones.

Otra cifra de la IFPI alude a la suba del 44% registrada en 2012 con respecto al año anterior en los servicios de suscripción, más populares en Europa y que tienen ya 20 millones de clientes en todo el mundo, como es el caso de Spotify, con 5 millones de usuarios que pagan, y Deezer, que ha alcanzado ya los 3 millones.

Según informó Capif (la cámara que agrupa a los sellos discográficos argentinos), la semana próxima se presentará el informe local correspondiente a 2012 tanto para formatos físicos como digitales.

Entre tantos números y datos surge un nombre: el de la cantante británica Adele. Es que su álbum 21 fue el más vendido en todo el mundo en 2012 por segundo año consecutivo con 8,3 millones de copias. Además del indiscutible éxito comercial de Adele, que este domingo recibió un Oscar por su tema "Skyfall", de la banda sonora de la última película de James Bond, el informe de la IFPI coloca en segundo puesto a la norteamericana Taylor Swift con su trabajo Red, con 5,2 millones de copias vendidas en el mundo. El grupo One Direction copó la tercera y cuarta posiciones con Up All Night y Take Me Home, respectivamente, con 4,5 y 4,4 millones de copias. Lana del Rey (Born To Die), Pink (The Truth About Love), Rod Stewart (Merry Christmas, Baby), Rihanna (Unapologetic), Mumford & Sons (Babel) y Maroon 5 (Overexposed) fueron los siguientes.

Respecto de las canciones, el simple más vendido fue "Call Me Maybe", de Carly Rae Jepsen, seguido por "Somebody That I Used To Know" (Gotye), "Gangma Style" (Psy), "We Are Young" (Fun), "Payphone" (Maroon 5), "Ai Se Eu Te Pego" (Michel Teló), "Starships" (Nicki Minaj), "One More Night" (Maroon 5), "Whistle" (Flo Rida) y "Wild Ones" (Flo Rida) y "Wild Ones" (Flo Rida").

No hay comentarios: