1 may. 2011

A 70 años del mito de “Rosebud”

“Rosebud” es una reserva de los pueblos Sioux creada el 2 de marzo de 1889 que tiene en la actualidad más de 30 mil habitantes.

También es la palabra clave que desencadena lo que para muchos es la mejor película de todos los tiempos y que hoy se cumplen 70 años de su estreno.

Citizen Kane”, escrita, producida, protagonizada y dirigida por Orson Welles, quien ganó el Oscar al mejor guión original y además participó por los premios a mejor película, director, actor principal, dirección artística, fotografía, música, sonido y montaje.

Más allá del excelente guión, la película marca un hito en la historia del cine por llevar al extremo todos los recursos técnicos conocidos hasta esa fecha, y utilizarlos de manera magnífica; especialmente la fotografía en claroscuro muy del estilo impresionista alemán; la profundidad de campo herencia del realismo francés; y el vanguardista uso del travelling y de las grúas o dollys.

Además rompió con la cronología clásica en la forma de contar una historia en el cine. Por primera vez se comenzó por el final y se sigue el relato en forma fragmentada.

EL GIGANTE WELLES

Cuando se filmó esta película Orson Welles era el niño prodigio de la radio y de la escena que él mismo había alimentado, pero todavía era un novato del cine cuando la RKO lo introdujo en Hollywood con un contrato que le garantizaba plena libertad artística.

Welles ganó renombre con provocativas adaptaciones de Shakespeare, por ejemplo con una versión vudú de Macbeth ambientada en Tahiti, o con una versión pseudo-fascista (por su característico vestuario) de "Julio Cesar". Pero lo que realmente le otorga una importante fama a nivel nacional son sus trabajos en la radio en los años 30 era tan importante socialmente como hoy lo puede ser la TV. Welles puso la voz en una radio-serie de cierta fama "La sombra (The shadow)", un personaje de cómic que en los 90 también tuvo su película. Pero su fama se granjeo de forma definitiva y absoluta a partir de una representación radiofónica de "La guerra de los mundos" de H. G. Wells, para hacerlo más realista aparentó realizar un programa radiofónico "normal" que era constantemente cortado por boletines y avisos informativos de máxima urgencia, al comienzo esos avisos hablaban de unas extrañas luces lejanas y finalmente hablaban de una invasión extraterrestre en toda regla. Al inicio de la representación tuvo que avisar que todo era ficticio, pero aquellas personas que no oyeron ese aviso creyeron que la invasión era de verdad, así que se dieron situaciones de pánico en numerosas ciudades de EEUU, millones de personas creyeron que la invasión era autentica. Millones de americanos se indignaron, pero se hizo enormemente famoso, algo que Hollywood no podía dejar escapar.

George J. Schaefer, presidente de la RKO, fue el que lo contrató con un sueldo inimaginable para un director novato y todo el poder creativo para realizar dos películas (montaje incluido, algo inaudito en esa época de la industria). Esto provocó malestar en los profesionales de Hollywood, y que Welles jamás fuera aceptado como uno de los suyos.

Encantado con los recursos de un gran estudio («es el tren eléctrico más grande que puede tener un muchacho», dijo), el director de 25 años pronto rompió las reglas no escritas del cine comercial.

CITIZEN KANE

La historia versa alrededor del magnate de la prensa Charles Foster Kane (Orson Welles) quien fallece acompañado solamente por sirvientes en su fabuloso castillo Xanadú, y pronunciando una única palabra: «Rosebud». Con la intención de averiguar su significado, un periodista comienza una investigación con las personas que vivieron y trabajaron con Kane. Las entrevistas se suceden y con cada testimonio afloran vivencias y recuerdos que ayudan a modelar la compleja imagen del fallecido millonario; pero que no aportan datos sobre la misteriosa palabra. Sólo el espectador conocerá su origen y significado.

Charles Foster Kane estaba inspirado básicamente en el magnate de los medios de comunicación William Randolph Hearst (que hoy sería alguien como Rupert Murdoch).

Cuando Hearst se enteró de éste detalle, estalló en cólera y se propuso acabar con la película impidiendo su estreno. Amenazó con millonarias demandas e incluso amenazó con utilizar fotos e información que tenía sobre estrellas y hombres fuertes de Hollywood. Recordemos que en aquellos tiempos el código Hays pretendía "moralizar" Hollywood, tenía un gran poder y podía acabar con cualquier carrera; además Hollywood estaba preocupada de que el estado y la opinión pública se les echara encima por la masiva contratación de profesionales extranjeros que venían a Estados Unidos huyendo del nazismo. Finalmente intentó a través de Louis Mayer, fundador y director de la MGM, comprar la película a la RKO y destruirla, pero la RKO se mantuvo firme.

El estreno fue pospuesto ya que las presiones de Hearst consiguieron que los distribuidores no quisieran estrenarla, la película tuvo buenas críticas (excepto en los diarios de Hearst) pero su distribución fue pésima, reservada a circuitos menores y sin apenas repercusión en la prensa, por lo que su recaudación fue muy mala.

Hay una interesante película hecha para TV que cuenta todos estos entretelones. Se llama "El Ciudadano Kane: Su Verdadera Historia; RKO 281" y esta protagonizada por John Malcovich, Roy Scheider y Melanie Griffith.

KANE VS. HEARST

Pese a que Welles siempre negó el paralelismo entre Kane/Hearst hay demasiadas similitudes.

"Xanadu" el hogar de Kane es muy parecido a la mansión de Hearst "San Simeon".

La afición de Kane por las estatuas también la tenia Hearst.

Hearst y Kane lograron su poder gracias a realizar una prensa sensacionalista.

Hearst y Kane tuvieron una fracasada carrera política.

Marion Davies, esposa de Hearst, tenía muchos parecidos con la Susan Alexander, esposa de Kane; Davies no era cantante como Alexander, pero era una actriz de segunda con una carrera cinematográfica pagada por su protector y marido. Las fiestas que ofrecía en Hollywood fueron las más recordadas e influyentes de la época.

La gran diferencia entre Davies y Alexander es que la esposa de Hearst nunca lo abandonó, ni siquiera en su decadencia económica, y que estuvo a su lado hasta su muerte.

Lo más sórdido es que Hearst llamaba "Rosebud" al sexo de su mujer Davies en sus juegos sexuales. Aparentemente estos datos tan íntimos y personales de la pareja se deben a la amistad que tenían Davies y la mujer del coguionista de la película Herman Mankiewicz.

NACE EL MITO

La película después de su mal desempeño en taquilla pasó al olvido y no fue hasta mediados de los años cincuenta que los jóvenes escritores de la revista Cahiers du Cinema la convirtieron en una película de visión indispensable para cualquiera que se considere cinéfilo, logrando que fuera considerada la mejor película de la historia del cine; galardón que por aquel ostentaba "El acorazado Potemkin" de Sergei Einsestein; y que ha ido manteniendo hasta la actualidad.

Para marcar lo que significa “Citizen Kane” en el mundo cinematográfico vale destacar las palabras de François Truffaut: «Esta película es la que ha inspirado más vocaciones cinematográficas en todo el mundo».

No hay comentarios: