25 may. 2011

Anécdotas y algunas cifras de Woodstock

Había una vez dos jóvenes veinteañeros que no podían dejar de pensar en tener su propio estudio de grabación.

Estos dos soñadores eran el músico Michael Lang, y el ejecutivo de una discográfica, Artie Kornifeld.

Durante un "brainstorming" desbordante de humo se les ocurrió armar un megaconcierto, que de ser exitoso, les proveería fondos para su proyecto.

Sus abogados le presentaron a otros dos veinteañeros para que le financien la idea: John Roberts y Joel Rosenman. Estos dos jóvenes eran millonarios; uno por herencia y el otro simplemente era el hijo de otro millonario.

A fines de 1968 se pusieron a la búsqueda del lugar sin saber que habían dado el primer paso del mas grande evento de música que marcó y definió a una generación.

El espacio debía poder albergar mucha gente. Tenían un presupuesto de medio millón de dólares y calculaban vender entre 40 y 50 mil entradas a U$S 24, lo que les dejaría alrededor de 1 millón de dólares de ganancias.

Una vez conseguido el lugar el problema fue la convocatoria de los músicos. Las grandes bandas de la época no confiaban en este emprendimiento organizado por unos novatos. A Roseman se le ocurrió la manera de ganarse la confianza de las bandas: Les duplicó el cachet que cobraban habitualmente.

Jefferson Airplane fue el primer grupo que firmó por la sideral cifra de U$S 12.000; de ahí en mas todos se acercaron para participar. Creedence Clearwater Revival firmó por U$S 11.500 y The Who por U$S 12.500.
 
Con las bandas aseguradas comenzó el otro gran problema. El sonido. Jamás se había hecho un concierto de esa envergadura. Recurrieron a otro veinteañero: Alan Markoff, quién era dueño de una casa de audio en Nueva York.

A Markoff todo le pareció una locura ya que necesitaban construir torres de sonido para 50.000 personas al aire libre y amplificadores que deberían ser tan poderosos que lastimarían a quien estuviera a menos de 15 metros de distancia.

Para completar el delirio querían hacer la película del festival. A esa altura todos desconfiaban de que se pudiera hacer; por lo que los honorarios y costos que querían contratar se los duplicaban para cubirse de cualquier desastre o desalentarlos. Igual no se detuvieron y el resultado financiero fue el siguiente:

  • Estimado original del costo del festival: U$S 500.000
  • Costo real U$S 2.400.000
  • Recaudación de venta de tickets:U$S1.300.000.
  • Cheques impagos de los organizadores por fakta de fondos: U$S 600.000
Ahora bien, ya vimos que fue un desastre en lo económico y un éxito en lo cultural y artístico. Veamos un poco mas alla algunas cifras del Festival:
 
  • Personas que asistieron: 400.000
  • Personas que calculó la policía de Nueva York: 6.000
  • Número de personas para las cuales estaba calculado el sistema de Sonido: 20.000
  • Entradas vendidas: 186.000
  • Personas que no lograron llegar: 250.000
  • Número de habitantes del pueblo de Bethel, donde tuvo lugar el concierto: 2.366
  • Porcentaje de asistentes que consumían marihuana: 90
  • Edad promedio de los organizadores del concierto: 25
  • Número de muertes: 3
  • Nacimientos en el concierto: 2
  • Kilómetros que medía la cola de carros en la congestión: 27
  • Precio de la entrada por tres días: U$S 18
  • Precio de un hot dog: U$S 1
  • Salchichas y hamburguesas consumidas el primer día: 500.000
  • Precio de una dosis de ácido: U$S 4
  • Precio de 30 gr. de marihuana: U$S 15
  • Número de baños portátiles: 600
  • Número de médicos: 18
  • Número de enfermeras: 36
  • Número de pacientes: 6000
  • Número adicional de médicos traídos desde Nueva York: 50
  • Traqueotomías practicadas durante el concierto: 3
  • Policías que renunciaron el primer día del concierto: 346
  • Kilos de comida enlatada, Sándwichs y frutas enviadas en helicóptero: 650
  • Portadores del tickets a quienes les fue devuelto el dinero por no poder llegar: 4.062
  • Personas que se retiraron antes de la presentación de Jimi Hendrix (fue el que cerró el Festival): 320.000
  • Demandas legales al festival: 80
Estos números dan una pequeña muestra de lo que fue el Festival de Woodstock. Se estima que solo 15000 personas pudieron escuchar la música de los artístas; para el resto fue sufuciente el haber estado ahí.

Para muchos artístas significó entrar definitivamente en el gran circuito. Por ejemplo, hasta ese momento Carlos Santana y Joe Cocker no habían cantado jamás delante de mas de 300 personas.

Siempre quedará Woodstock como el ícono de la Era de Acuario, de los hippies y del amor libre, y todo porque dos jóvenes veniteañeros querían tener su propio estudio de grabación...

Que Jazzlosophy son algunas cosas!

No hay comentarios: