1 jun. 2011

Benny Goodman: El Rey del Swing

SUS ORÍGENES
Nacido en Chicago, Illinois, el 30 de mayo de 1909, Benny Goodman era el noveno de doce hermanos y provenía de una familia empobrecida de inmigrantes judíos polacos. Animado por su padre para aprender un instrumento musical, Benny y dos de sus hermanos tomaron lecciones de clarinete en la Sinagoga de Kehelah Jacob y más adelante en la Hull House, un establecimiento fundado por el reformador Jane Addams.
Desde sus inicios, Goodman exhibió un talento excepcional y fue apoyado y apadrinado por James Sylvester y mas tarde por el renombrado Franz Schoepp.
Goodman hizo sus primeras ejecuciones en público antes de entrar en la adolescencia y muy pronto compartió escenarios con gente de la talla de Jimmy McPartland, Frank Teschemacher y Dave Tough. El talento lo llevó a que le dieran el carnet de músico profesional exigido por el sindicato a la edad de 14 años, año en el que también que tocó junto a Bix Beiderbecke.
En plena adolescencia ya era considerado un profesional con todas las letras y trabajó con muchas bandas en detrimento de su enseñanza profesional. En 1925 Ben Pollack lo contrató para su orquesta afincada en California y estuvo en ella hasta 1929 cuando decide fijar residencia en New York y trabajar como sesionista en grabaciones y en la radio.
 
SU ETAPA PROFESIONAL
A fines de los años veinte y comienzos de los treinta Goodman ya era un perfeccionista y, quizás, el mas experimentado clarinetista del país. En esa época participó en bandas, giras, clubes y grabaciones junto a Red Nichols, Ben Selvin, Ted Lewis y Sam Lanin entre otros.
En 1934 sus ambiciones personales lo conducen a formar una orquesta de baile y consigue un contrato en el Billie Rose´s Music Hall durante algunos meses, hasta que la gerencia decide cambiar el perfil de música del teatro.

Ese mismo año consigue ganar un lugar durante seis meses para ocupar uno de los tres lugares en la radio NBC para un nuevo programa de baile llamado “Let´s dance” que se emitía los sábados por la noche. En esa época Goodman utilizaba los arreglos de gente de la talla de Fletcher Henderson y Lyle "Spud" Murphy, e incluía a solistas como el trompetista Bunny Berigan, los trombonistas Red Ballard y Jack Lacey; los saxofonistas Toots Mondello y Hymie Schertzer; en la sección rítmica estaban George Van Eps en guitarra y Frank Froeba en piano que luego fueron reemplazados por Allan Reuss y Jess Stacy respecticvamente. Su hermano, Harry Goodman estaba a cargo del bajo y Stan King en la batería que al poco tiempo fue reemplazado por el explosivo Gene Krupa. La cantante era Helen Ward, una de las más populares de la época del swing.
 
EL ÉXITO
Cuando el contrato con la NBC finalizó, Goodman, incitado por el productor John Hammond Jr. (quien luego sería productor de la Columbia Records y descubridor de talentos como Bob Dylan y Bruce Springsteen, entre otros), decidió organizar un tour nacional con la orquesta. Esta gira provocó muchos cambios de personal en la banda, pero la afianzó en su sonido llegando en gran forma a Los Ángeles en agosto de 1935.

Si bien la gira había tenido muchos altibajos, el 21 de agosto de 1935, la orquesta llega al Palomar Ballroom con un contrato por dos noches, pero el éxito es arrollador y se quedan varios meses.
Para muchos es ésta la fecha y el lugar a la que se marca como el inicio de la “Era del Swing”.
De ahí en más la fama de Benny Goodman y su orquesta van en permanente ascenso y tiene un regreso triunfal a su Chicago natal, más precisamente en el Congress Hotel.
Con la canción “Moonglow” la orquesta llegó al número 1 del ranking y consiguió dos éxitos más dentro del top ten con los temas "Take My Word" y "Bugle Call Rag".
 
En esta época Goodman comienza a hacer las grabaciones en trío junto a Krupa en batería y Teddy Wilson en piano, presentándose con esta pequeña formación en diversos salones.
En algunos lugares no era bien vista la integración racial que promovía Goodman al incluir a Wilson, que era de raza negra, en el escenario. Esto le llevo a que fuera seriamente cuestionado y hasta algunos contratos cancelados. La respuesta de Goodman fue contratar a Wilson como miembro permanente de su orquesta, siendo la primera orquesta blanca famosa que tenía entre sus miembros a músicos negros.
 
En 1936 se agregó otro notable músico negro: Lionel Hampton para formar el célebre Cuarteto. Por su parte la orquesta grande seguía su camino exitoso y ya tenía entre sus solistas a los trompetistas Harry James, Ziggy Elman y Chris Griffin, (Miles Davis dijo en su biografía que jamás volvió a escuchar una sesión de trompetas con tanto swing como esta). El trombonista Vernon Brown y los saxofonistas Babe Russin y Arthur Rollini completaban la formación.
Éste año alcanzó a colocar 15 éxitos en el Top 10. Se destacaron: "It's Been So Long", "Goody-Goody", "The Glory of Love", "These Foolish Things Remind Me of You" y "You Turned the Tables on Me" todos cantados por Helen Ward.
Goodman arriva con su orquesta a New York en 1937 y el 3 de marzo, y según las críticas del momento, ofrece una función memorable en el teatro Paramount. Ese mismo año participa de las películas "The Big Broadcast" y “Hollywood Hotel” y tiene una activa presencia en el programa radial “The Camel Caravan” que duró hasta finales de 1939.
Su éxito es cada día mayor, y el 16 de enero de 1938 ofrece un concierto histórico en el Carnegie Hall, sellando su éxito y su reputación y ganando el apodo de “El Rey del Swing”.
Quienes se interesen, deben escuchar la grabación de este concierto, que pese a las deficiencias técnicas, nos permite disfrutar del sonido de la orquesta y el gran momento que estaban pasando sus solistas, especialmente Gene Krupa.
Los éxitos en el ranking se multiplican y ubica en el primer puesto "Don't Be That Way", "I Let a Song Go out of My Heart" cantado por Martha Tilton y la canción de Louis Prima "Sing, Sing, Sing (With a Swing)".
 
Luego del éste exitoso concierto, la banda sufre varias deserciones; Gene Krupa, Teddy Wilson y Harry James se van para formar sus propias bandas. Otros músicos toman otros caminos y si bien Goodman encontró buenos reemplazos y continuó activo como antes, fue inevitable que el sonido de la orquesta cambiara. También en este año deja la RCA Victor y se pasa al sello Columbia.
En 1939 "And the Angels Sing" cantado por Martha Tilton, logra un primer puesto en ventas. En las votaciones de la prestigiosa revista Down Beat, Benny Goodman es elegido mejor solista y tanto su orquesta como el sexteto ocupan los números unos en sus respectivos rubros.
 
NUEVA ETAPA
A principios de los cuarenta la orquesta tenía grandes músicos como Cootie Williams, Sid Catlett y Georgie Auld entre otros. Helen Forrest era la nueva vocalista de la orquesta y Peggy Lee daba sus primeros pasos junto a Goodman. "Darn That Dream" cantada por Mildred Bailey; "There'll Be Some Changes Made" cantado por Louise Tobin; "Somebody Else Is Taking My Place" con la voz de Peggy Lee; el instrumental "Jersey Bounce" y "Taking a Chance on Love" cantado por Helen Forrest fueron sus exitos en estos años.

A fines de los ‘30 el Cuarteto se había expandido hasta formar un sexteto que incluía al extraordinario guitarrista Charlie Christian.
A fines de los ‘40 Goodman coqueteó un poco con el Bop y armó un combo con Doug Mettome, Stan Hasselgård, Wardell Grey, Fats Navarro, Stan Getz, Don Lamond y Jimmy Rowles, pero pronto desistió de éste género.
El descubrimiento de las cintas del Concierto del Carnegie Hall del 38 y su inmediato lanzamiento discográfico en 1953 lo motivó para armar otra vez una Big Band y salir de gira junto a Louis Armstrong, pero las diferencias entre ambas estrellas eran muy profundas y Goodman, alegando un problema de salud, dio un paso al costado del proyecto.
 
En 1955 grabó la banda de sonido para la película basada en su vida (“The Benny Goodman Story”). La película si bien es muy edulcorada y algo kitch, tiene momentos de muy buen jazz con la presencia de Hampton, Wilson, James, Elman, Stan Getz, Back Clayton, Martha Tilton, y Krupa, además de contar con la presencia de Sammy Davis (el padre de Sammy Davis Jr.) en el papel de Fletcher Henderson, Kid Ory y la bella Donna Reed.
 
Durante el resto de los años cincuenta Goodman siguió haciendo giras por pequeños teatros en compañía de pequeños grupos pero siempre en compañía de buenos músicos como Ruby Braff y Urbie Green entre otros. En Europa armó una big band con motivo del la Feria Mundial de Bruselas en el año 1958 y el 1962 salió de gira por la Unión Soviética auspiciado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. En 1969 y 1970 armó sendas big bands con músicos ingleses.
 
En los sesenta y principios de los setenta era habitual que juntara al cuarteto con Wilson, Hampton y Krupa para eventos y además de actuar en clubes y en televisión, viajara ocasionalmente a Europa y Japón.
El 16 de enero de 1978 recordó el aniversario del mítico concierto de 1938 del Carnegie Hall e intentó reconstruir allí mismo la magia que había obtenido 40 años antes.
 
Los últimos años de su vida la pasó en Manhattan, donde era permanentemente recordado y homenajeado. Benny Goodman murió el 13 de junio de 1986, a los 77 años en su casa tocando una sonata de Brahms.
 
SU LEGADO
Si bien algunos críticos de jazz reniegan del talento de Goodman y tienden a minorizar o ignorar su paso por el jazz es imposible no alabar su técnica, buen gusto y notable swing.
Un ejemplo es que diversos músicos del mundo clásico compusieron obras para él. Así, Aaron Copland le dedicó su “Concierto para Clarinete” en 1948, como así también Malcolm Arnold con su “Concierto nº 2 para clarinete” en 1974.
 
Goodman era un perfeccionista que practicaba cada día varias horas al día hasta el final de su vida.
Jamás estuvo inactivo, ya que cuando no tocaba jazz se dedicaba a su otro amor: la música clásica y especialmente Mozart; llegando a grabar varios discos junto a diversas orquestas sinfónicas. Al ser un músico de formación clásica de conservatorio, su permanente búsqueda lo llevaron a adoptar una embocadura distinta que alteraba así el sonido de su forma de tocar.
 
Si bien ha habido críticas acerca de su personalidad y ego, los logros de Goodman en el campo de la música popular americana son virtualmente incomparables. Fue durante un tiempo el músico más conocido y más popular de los Estados Unidos en una época altamente competitiva; la devoción que despertaba en sus fans y en los rankings era superior a Louis Armstrong y al mismísimo Duke Ellington.
El trío y el cuarteto trajeron al jazz una sofisticación nunca oída antes; fue un valiente pionero en imponer a quienes lo contrataban la elección de sus músicos independientemente del color de piel; rompió barreras raciales y fue quien lanzó a la fama a muchos músicos jóvenes y talentosos como el antes mencionado Charlie Christian y Lionel Hampton entre otros. Billie Holiday dijo en su biografía que Goodman la ayudo e hizo grabar su primer disco cuando nadie creía en ella.
Nunca fue un innovador como Armstrong, Ellington o Charlie Parker, sin embargo fue una figura importante y desempeñó un papel importante en la historia del Jazz.


Fragmento de la película “Hollywood Hotel” filmada en 1937, donde se puede apreciar el sonido de la orquesta de Benny Goodman con la canción "Sing, Sing, Sing".

Se destacan Harry James en trompeta, Gene Krupa en bateria, Lionel Hampton en vibráfono, Teddy Wilson en piano y el mismo Goodman.

No hay comentarios: